El recibo del agua

Cada municipio tiene autonomía para establecer las tarifas que se cobran por el servicio del agua variando sus importes de unos sitios a otros, tanto en la propia estructura del recibo como en su cuantía:

Conceptos:

La cuota fija o de servicio, que hay que pagar aunque no se haga uso del mismo, la cuota variable o de consumo, que depende del volumen de agua consumida que, en algunos casos, se aplica un precio distinto por tramos de consumo, por ejemplo, cobrando una cantidad mayor por m 3cuando se superen unos límites previamente establecidos.

Otros conceptos a incluir en el recibo son el saneamiento y la depuración.

Y El IVA que corresponda, en su caso, a cada uno de los conceptos. El consumo de agua tiene un tipo del 7%.

Los precios por consumo de agua pueden verse incrementados por la exigencia que algunas empresas imponen a los usuarios de pagar una cuota de alquiler del contador.